Encuentro indígena en la Casa Rosada: entre la esperanza y la resistencia

2

El pasado jueves, cerca de 150 representantes de pueblos y organizaciones indígenas fueron recibidxs por el Presidente de la Nación y distintos funcionarixs del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Crónica de los hechos.


Diez de la mañana del día jueves 17 de diciembre. En Buenos Aires llueve y el agua se desliza por nuestros ojos. Nos encontramos más de 100 indígenas de todo el país en las inmediaciones de la Casa Rosada. Lxs hermanxs que llegan se quieren fundir en un abrazo con el Qarashe qom Félix Díaz, autoridad de la comunidad Potae Napocná Navogoh y de la organización Qopiwini, pero en realidad Félix es también un referente y vocero de la lucha indígena de Argentina.

En un país donde el relato hegemónico aseguró que lxs argentinxs descendíamos de los barcos, tenemos a uno de los líderes indígenas más importantes de Abya Yala. La historia nos devuelve una sonrisa y una esperanza.

Inicio de la movilización

El qarashe con su calma y una mirada que parece buscar al monte, nos dice que debemos movilizarnos hacia la entrada de la Casa Rosada. Caminamos los pueblos qom, mocoví, mbya guaraní, aba guaraní, chorote, tapiete, wichi, tonocote, nivaclé, kolla, atacama, diaguita calchaquí, lule, mapuche, yagan, tehuelche, chane, chulupi, pilagá, tafí, comechingón, aymara, chicha, quilmes, shekman, Quechua, entre otros.  “En esta mañana lluviosa y nublada va a ser una historia hermosa para los pueblos indígenas. Sin intermediarios, hemos logrado esto gracias a la resistencia y a la lucha de un grupo de líderes y liderezas indígenas del acampe Qopiwini. Por eso quiero agradecer a todxs lxs hermanxs porque ellos se merecen este diálogo que debe tener el Estado, que tiene la responsabilidad y la obligación de resolver los problemas de los pueblos originarios. Acá no venimos a negociar nada, sólo venimos para que el derecho se cumpla. Es la obligación que tiene que hacer el Estado de este cambio que nosotros deseamos”, expresa el Qarashé ante los medios alternativos.  1

La entrada a la Casa Rosada se realiza por el Museo del Bicentenario.  Allí nos espera la primera audiencia con el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, y distintxs funcionarixs del gobierno entrante.

A las 10, 20 de la mañana comienza la reunión. El encargado de tomar la palabra es el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj. “Este encuentro es la continuidad de instancias anteriores de poder trabajar en una agenda común y abordar todos los temas que hacen a la dignidad de los pueblos originarios en un concepto amplio e inclusivo de derechos humanos. Sabemos que este encuentro es histórico, quizá único, pero eso no significa que va a ser el último”, dice. Luego Avruj mira a Macri y concluye: “señor presidente aquí hay representantes de todas las provincias, de los 38 pueblos originarios que integran la población y estamos dispuestos a abrir este espacio de diálogo”.

Reflexiones del pueblo qom

Posteriormente, Félix Díaz toma el micrófono, agradece, en nombre de los pueblos indígenas, ser recibido por el presidente. El qarashé reconoce que ingresar a la Casa Rosada representa un momento trascendental para los pueblos originarios y, de esta manera, poder iniciar un diálogo con el Estado. “Es un momento histórico para nosotrxs de poder sentarnos a buscar un camino para que tengamos la posibilidad de poder salir de esta problemática que afecta a los pueblos indígenas. Hemos sido expulsados de los lugares donde siempre hemos habitado. Estamos en un lugar crítico, de muchas carencias. Por eso espero que este diálogo resuelva los problemas para que todos los pueblos indígenas de Argentina tengan la posibilidad de vivir y no de sobrevivir”, dice.

En ese instante hace una pausa, no deja de mirar a lxs hermanxs y se refiere a la importancia de recuperar la vida digna de los pueblos como naciones autónomas a través de la protección y la devolución de los territorios milenarios: “es el momento de dignificar la vida de los pueblos indígenas, de poder demostrar nuestra capacidad y poder desarrollarla.  Queremos que los territorios estén jurídicamente garantizados y que se garantice la participación fundamental de los líderes territoriales para que sean los actores directos de esta relación con el estado nacional y los estados provinciales”.

En ese sentido, agrega que el diálogo debe ser “más humano y no un diálogo con condiciones porque nosotrxs tenemos la necesidad de llevar adelante esta política para que Argentina se convierta en un país para todxs y no sólo para un sector”.

Casi al final de su intervención el qarashé enumera algunas de las problemáticas de vida que atraviesa no sólo el pueblo qom sino también los 38 pueblos indígenas en su conjunto. “Nosotrxs sabemos cómo sufren nuestrxs mayores en los territorios, las mujeres sin asistencia médica, los jóvenes sin acceso a una educación profesionalizada y sin trabajo. Nuestrxs niñxs no tienen la educación que corresponde. Nuestrxs enfermeros indígenas, nuestras parteras, nuestros chamanes no pueden ejercer su labor por las condiciones legales. Nuestrxs cazadorxs ya no pueden desarrollar su actividad porque los territorios se encuentran concentrados en pocas manos. Todas estas cuestiones de vida de los pueblos indígenas necesitamos destrabar para que podamos tener esa libertad que tanto anhelamos”, concluye el qarashe entre medio de aplausos.

La conquista de derechos

Luego es el turno de la autoridad mapuche de Neuquén, la Inal Logko Relmu Ñamku del lof Winkul Newen, perseguida y llevada a juicio en octubre pasado por defender su territorio contra el avance de las petroleras. Ante la mirada de lxs hermanxs y del presidente, Relmu destaca la expectativa por comenzar y poder avanzar en un nuevo diálogo ante la crítica situación que atraviesan los pueblos originarios en sus territorios.3

“Venimos con infinidad de problemáticas, de situaciones difíciles, pero hoy tenemos la posibilidad, en el marco de un nuevo gobierno, de poder generar las condiciones para que nuestros pueblos puedan lograr la libertad que tanto anhelamos. Lo principal que queremos es el diálogo, hay una deuda histórica con los pueblos originarios porque hemos sido masacrados, avallasados y arrinconados en distintos puntos del país, tratados de la peor manera”, retrata Relmu.

Y agrega: “los derechos que se lograron no fueron producto de los estados porque así lo entendieron que debía ser. Si hoy los pueblos originarios tenemos derechos en distintos marcos es gracias a la lucha que han dado muchas generaciones anteriores a la nuestra. Pasamos años pidiendo el reconocimiento, tenemos los derechos escritos y ahora queremos que se apliquen.”

En relación a esta definición, la Inal Logko se refirió no sólo al reconocimiento de los pueblos indígenas que hace la Constitución Nacional en su artículo 75 inciso 17 sino también a los derechos y principios que establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Declaración de las Naciones Unidas. “Hay un punto central para nosotrxs que es el derecho a la consulta, a la participación, al libre consentimiento fundamentado previo que tiene rango constitucional. Esto ha sido el motor de los pueblos para poder defender los territorios; sin embargo, lamentamos que gobiernos anteriores no hayan aplicado estas leyes y hayan optado por la judicialización”, expone Relmu.

Luego, Relmu mira a los ojos a Macri y señala a lxs hermanxs: “muchas de las personas que están aquí sentadas están atravesando causas judiciales muy duras porque nuestros derechos continúan siendo violentados.  Eso se tiene que terminar, con la base de un diálogo en donde las leyes tienen que estar en la mesa. Construir un Argentina donde nuestros 38 pueblos y quizá muchos más tengamos un reconocimiento real y transformar este estado monocultural en un estado que nos contenga y que podamos ser naciones libres, sin pasar pobreza, ni desnutrición” finaliza.

Diálogo y compromiso asumido

Para concluir las exposiciones, el presidente de la nación, Mauricio Macri, mira a Félix y  toma la palabra: “Después de ese primer encuentro en el acampe, nos comprometimos a empezar una nueva etapa y me parece que lo estamos haciendo. Siento que es muy importante de poder escucharnos, de mirarnos, de respetarnos, de decirnos la verdad. La Argentina de hoy está llena de demandas, muchxs compatriotas están en la pobreza, estamos hablando de casi 14 millones de argentinxs. Sabemos que no se puede solucionar de un día para el otro. Nuestro compromiso es que ustedes tengan cada vez más oportunidades, para que los pueblos originarios puedan crecer y desarrollarse.  Lo veo al ministro Garavana muy comprometido con el tema como así también al secretario de Derechos Humanos a ir construyendo esa confianza que hace falta”, asegura Macri.

Posteriormente, el qarashé ingresa por mesa de entrada de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, el documento consensuado el día anterior por los pueblos y naciones indígenas de Argentina. El documento, entre otras demandas , exige la aplicación de los derechos a la participación, consulta previa y consentimiento libre, previo e informado en todas los niveles administrativos y legislativos; la creación de un Ministerio de Pueblos Indígenas que incorpore a originarixs en el mismo y un mecanismo de designación y remoción; el cumplimiento efectivo del relevamiento técnico- jurídico- catastral de los territorios; establecimiento de un procedimiento de reivindicación de los territorios de los que han sido despojados los pueblos; y la institucionalización de la mesa de trabajo y diálogo del estado nacional y los pueblos indígenas de Argentina.

Secretaría de Derechos Humanos

Salimos de la Casa Rosada. Cerca del mediodía nos dirigimos a la calle 25 de mayo donde se encuentra el edificio de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Israel Alegre, referente de Namqom nos dice que vamos a ingresar todxs a un salón para continuar con la reunión. Nos sentamos en sillas y en el piso. Lxs funcionarixs del ministerio y lxs interventorxs designadxs de forma momentánea del INAI toman nota de las intervenciones de lxs hermanxs. En primer lugar, todxs reconocen que el logro de esta reunión se debe a la lucha de Qopiwini y a los 10 meses de acampe. Se recuerda a lxs hermanxs caídos en la lucha, hay aplausos y puños en alto. Se escuchan los gritos de Jallalla y Marrichiwew. La reunión se extiende cerca de dos horas.6

Las autoridades acuerdan, por su parte, que en febrero comenzarán los trabajos con las diferentes comisiones indígenas que elegirán los mismos pueblos para abordar en primer lugar la problemática más importante que hace al desarrollo de los pueblos originarios, el territorio.

Finalmente volvemos a Casa Nazaret. Almorzamos y comenzamos con el debate, el registro y el acuerdo de propuestas para el trabajo que se avecina. Sabemos que este encuentro marca sólo el inicio de una instancia de diálogo, luego de tantos intentos fallidos con otros gobiernos. Sin embargo, la esperanza de un nuevo tiempo atraviesa las palabras de Relmu: “tenemos que empezar a hacer el esfuerzo de confiar en nosotrxs. En este espacio que queremos construir con todxs; ahí tenemos el desafío porque sabemos quiénes somos”.

 

Anuncios

Publicado el diciembre 21, 2015 en Comunidades de Córdoba, Formosa, Noticias y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: