6to. Congreso de Culturas originarias |Saberes medicinales e interculturalidad

IMG_3045

En el día de ayer se dio el cierre de las exposiciones del VI Congreso de Culturas Originarias en el auditorio D de Ciudad Universitaria. Saberes y prácticas en salud intercultural, presentación de un manual de trabajo intercultural y un foro sobre interculturalidad, lenguas indígenas en formación de nivel superior fueron las charlas que integraron el último día de la jornada.

Sandro Rodríguez es médico egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Córdoba. Desde hace dos años, trabaja en la cátedra de Medicina Antropológica, donde va incluyendo la temática de pueblos originarios durante las clases. En diálogo con Córdoba Originaria, Sandro sostuvo que “hay un gran desconocimiento de la existencia de los pueblos originarios en estos medios (refiriéndose a la medicina). Entonces trabajamos en otra forma de percibir la salud, el cuerpo, la muerte, la corporalidad y que no hace falta irse a las comunidades porque en los barrios de Córdoba tenemos mucha presencia indígena y en pleno ejercicio de su cultura”.

Otro de los temas trabajados en la exposición sobre medicina intercultural fue el módulo de diversidad cultural dentro de la carrera de medicina. “Este trabajo sobre pueblos originarios que lo sostuvimos durante siete años derivó a que fuéramos convocados a la cátedra de Antropología”, explicó Sandro.

-¿Cómo se posiciona la medicina occidental frente a otros saberes?

-Desde la propia medicina todavía hay un modelo hegemónico médico que sin dudas en muchos casos es efectivo. Pero también es cierto que se ha deshumanizado, tecnificado y también hay situaciones que no puede solucionar porque tiene un principio biomédico donde se deja afuera otros conceptos que incluye la humanidad, la espiritualidad, la psicología, la cultura como determinantes de la salud. Entonces, desde la facultad estamos tratando de cubrir esos ‘baches’ entendiendo que hay tantas medicinas como culturas y que la medicina que aprendemos es parte de otras tantas medicinas que hay. Es decir, poder dialogar con otros conocimientos, poder entender que hay otras formas de percibir la salud, la enfermedad, sistemas culturales y simbólicos, entonces no podemos reducirlo todo a lo meramente técnico y biológico.

Finalmente, Sandro remarcó que los pueblos originarios poseen grandes conocimientos que explican la interdependencia de las corporalidades y de las familias en la salud y sostuvo la importancia de formación de profesionales desde una perspectiva americana.  “Desde la medicina académica lo más integral que se viene desarrollando es la psico-neuro-inmuno-endocrinología. Nuestros pueblos ya tenían ese concepto de totalidad: el andino concibe cuatro corporalidades: la biológica, el cuerpo espiritual, el cuerpo emocional y psicológico. Y cuatro familias: la familia de los ancestros, de las divinidades, la familia humana y la familia de la naturaleza. Entonces, hay un equilibrio de la salud cuando las corporalidades y las familias se encuentran en armonía. Nuestro sueño es poder tener un profesional posicionado desde América que pueda integrar todo los conocimientos”, concluyó.

Yapaiñ taiñ choyun

En mapuche, quiere decir: sabor a saber mapuche.

Ese es el título del manual Intercultural, presentado en la mitad de la jornada. Se trata de un trabajo interdisciplinario, emprendido entre docentes y estudiantes de la UNC y la Universidad Nacional de Entre Ríos, y de distintas comunidades mapuches, que viven en la Comarca Andina, en el trayecto del Paralelo 42.

La Dra. Isabel Brutti, directora del proyecto, explicó que el trabajo consistió en “dar respuesta a las reglamentaciones vigentes de la producción y comercialización de alimentos para optimizarlas y adaptarse a esas normas y revalorizar los productos ancestrales”. Los trabajos comenzaron en el año 2009 y fueron publicados en el 2014.

Mediante el desarrollo de distintos talleres de capacitación y consenso entre docentes y estudiantes, a la hora de analizar las demandas expresadas en las comunidades, se emprendieron encuentros y talleres con las comunidades, para lograr respuestas conjuntas. Con esto, se explayó en un manual, con aportes desde distintas disciplinas (nutrición, bioquímica, incluso educación física), para detallar distintas áreas sobre la alimentación: prácticas alimenticias, nutrición y la cuestión clínica de los alimentos.

Cierre con educación

Finalmente, la charla de cierre contó con la presencia de Yaguar Mallku y Rebeca Camacho, integrantes del Consejo de Organizaciones Aborígenes de Jujuy (COAJ). Dentro de las 300 comunidades auto-reconocidas en la provincia jujeña, 180 participan del COAJ.

“Nuestro objetivo fue lograr que las comunidades y pueblos logren su autogestión, autonomía y autodeterminación”, explicó Yaguar. Entre los proyectos emprendidos por el COAJ se encuentra su participación en la Red de Comunicación Indígena, la elaboración de revistas indígenas e incluso la comunicación desde el formato radiofónico: Radio Pachakui y Radio Wiphala.

A su vez, el Consejo cuenta con el Instituto de Educación Superior Indígena (IESI) “Campinta Gauzu Gloria Perez”, en homenaje a quien fue la máxima autoridad del pueblo-nacion guaraní Campinta Guazu. La IESI “surge por la necesidad y demanda de garantizar el acceso a la educación de nivel terciario de jóvenes indígenas y construir un modelo propio de educación superior” señalaron los expositores, que a su vez cuneta con siete sedes en las que participan 500 estudiantes, para tres tecnicaturas.

Entre las acciones y logros del COAJ se destaca la reivindicación y el fortalecimiento de la identidad indígena, la restitución de territorios comunitarios y el trabajo en salud a través del Programa Salud Indígena. A su vez, Yaguar se refirió al crecimiento de los talleres con médicos tradicionales indígenas y el recupero del conocimiento de plantas medicinales.

Rebeca Camacho contó una anécdota sobre un encuentro realizado entre Gloria Pérez y Carlos Menem, en aquel entonces presidente de la Nación Argentina. “Usted es el presidente de Argentina. Yo, la del pueblo guaraní. Ahora sí podemos hablar de igual a igual”, explicitó Rebeca, citando a la propia Gloria.

“El levantamiento de los Pueblos Originarios no es casual. Es herencia ancestral, que quizás nos duele todavía”, comentó Rebeca en medio de contar anécdotas y aplausos.

Finalmente, tomaron la palabra Cristina Silva de la comunidad comechingón Ochonga del valle de punilla que compartió sus experiencias y sentires en torno al territorio y el hermano guaraní Germán Acosta quien compartió canciones de lxs niñxs de la comunidad Mbya Guaraní de Misiones.

El cierre de la jornada estuvo a cargo del trío coplero Qhusi Tawaqu con coplas y bailes de los asistentes del congreso.

 

Anuncios

Publicado el octubre 11, 2015 en Noticias y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: